La armonía, de nuestros espacios en casa, los colores, en nuestra habitación, que sea agradables, sencilla, con los elementos indispensables.
Nuestra cama apoyada en la pared recta, no en ventana.
Orientada al norte, sin espejos en la habitación,
de esta forma nuestra salud y nuestro interior permanece tranquilo.
Los colores son importantes, los materiales deben llenarnos de energía y el aroma también.
Un toque de música ambiental en momentos de meditación o relajación es ideal.