Pirámide de Maslow en el deporte

PIRÁMIDE DE MASLOW EN EL MUNDO DEL BALONCESTO

1. INTRODUCCIÓN:

Abraham Harold Maslow fue un psicólogo estadounidense conocido como uno de los fundadores y principales exponentes de la psicología humanista, una corriente psicológica que postula la existencia de una tendencia humana básica hacia la salud mental, la que se manifestaría como procesos continuos de búsqueda de auto actualización y autorrealización. El desarrollo teórico más conocido de Maslow es la pirámide de las necesidades, modelo que plantea una jerarquía de las necesidades humanas, en la que la satisfacción de las necesidades más básicas o subordinadas da lugar a la generación sucesiva de necesidades más altas o super ordinadas. Según este autor, las necesidades del ser humano están jerarquizadas y escalonadas de forma tal que cuando quedan cubiertas las necesidades de un orden es cuando se empiezan a sentir las necesidades del orden superior.

En la imagen podemos apreciar la representación de la conocida, en el mundo empresarial, Pirámide de Maslow. El escalón básico de Maslow es el de las necesidades fisiológicas, hambre y sed. Cuando el ser humano tiene ya cubiertas estas necesidades empieza a preocuparse por la seguridad de que las va a seguir teniendo cubiertas en el futuro y por la seguridad frente a cualquier daño. Una vez que el individuo se siente físicamente seguro, empieza a buscar la aceptación social; quiere identificarse y compartir las aficiones de un grupo social y quiere que este grupo lo acepte como miembro. Cuando el individuo está integrado en grupos sociales empieza a sentir la necesidad de obtener prestigio, éxito, alabanza de los demás. Finalmente, los individuos que tienen cubiertos todos estos escalones, llegan a la culminación y desean sentir que están dando de sí todo lo que pueden, desean crear.

2. ENTRENAR BALONCESTO ES UN TRABAJO.

En mi opinión, las ideas que utiliza este psicólogo para constituir su teoría acerca del crecimiento personal son totalmente equiparables a las necesidades para el crecimiento de un practicante deportivo, en este caso, del baloncesto. Empezamos calificando el puesto de entrenador de baloncesto como un trabajo. Por mucho que parezca lo contrario así es a grandes rasgos, y sobretodo en ligas superiores o profesionales. No me refiero tan solo a mi puesto de entrenador de cantera en el C.B. Gran Canaria o de coordinador de la escuela Mesa y López, me refiero sobretodo a puestos de entrenadores senior, ya sean ligas profesionales o no.

Ser entrenador puede ser totalmente equiparable al puesto de director de una empresa, ahora es cuando el lector pone cara de extrañeza, muchos compañeros comparten mi misma idea y es por las siguientes razones.
• Tenemos que dirigir a un grupo humano y sacar lo máximo de cada uno
• Debemos ser capaces de conseguir que cada individuo persiga el mismo objetivo.
• Tenemos que ser capaces de gestionar a cada individuo, sabiendo que son personas diferentes, bajo unas mismas ideas comunes.
• Tenemos que conseguir el máximo beneficio (victorias) para la empresa (club).
• Tenemos que ser capaces de tomar decisiones buscando el bien de la empresa.
• Debemos ser capaces de asumir nuestros errores y corregirlos en el menos tiempo posible. Y minimizar sus efectos en los objetivos del grupo.
• Tenemos que ser capaces de reprender a un empleado(jugador)cuando se lo merece, pero a la vez, tenemos que saber cómo hacerlo.
• Tenemos que aceptar y asumir que cuando presentamos nuestro trabajo de la semana a nuestros socios(público abonado y no abonado) el día de la junta general(día de partido),nos critiquen y nos insulten por no gustarles los resultados(derrota).
• Tenemos que saber que no sólo los socios van a criticar nuestra mala gestión empresarial, sino también la prensa especializada.
• Tenemos que sobreponernos a las críticas de los socios para intentar en la próxima junta general, poder presentarles un mejor trabajo y con ellos conseguir beneficios.
• Y por último, tenemos que aceptar que si la empresa(equipo)no consigue beneficios(victorias),venga nuestro superior(presidente)y nos despida.

Según esto, las similitudes entre el puesto de entrenador y el de algún responsable empresarial no son tan diferentes. Además tenemos una dificultad añadida, al ser un deporte de bastante repercusión social tenemos que luchar contra la opinión pública (aficionados, padres, madres, prensa) en el caso de no obtener los suficientes beneficios (victorias), lo que nos lleva al despido.

Cobramos por ganar partidos y enseñar este deporte a niños, si no lo hacemos correctamente nos merecemos el despido, por supuesto, pero en casi ningún puesto directivo vienen a discriminarte en caso de perder tu puesto. En el deporte si, y si no te convenzo, por favor lee cualquier tipo de prensa deportiva y atento a los calificativos cuando destituyen a cualquier técnico. El más reciente, el despido de un mítico preparador como Aito García Reneses en el banco del Unicaja de Málaga.

Es por ello que me he decidido ha estudiar en mayor profundidad mi puesto, descubriendo que las ideas expuestas por Maslow, y que descubrí en la asignatura de Calidad Industrial en mi titulación de Ingeniero técnico de Obras Públicas, pueden ser llevadas a cabo en la plantilla de cualquier equipo de baloncesto.

Dejo antes dos links que respaldas mis ideas, en uno podemos apreciar el cabreo monumental del público que acudió aquella mañana al pabellón Martín Carpena de Málaga, el Unicaja de Aito perdía ante el Gran Canaria 2014, y así sus opciones de entrar en la copa del Rey. En un tiempo muerto el público se dedica ha presionar por la marcha del entrenador, cosa que no le pasa a un directivo si no cumple con los objetivos de su marca, se le despide y nada más. http://www.marca.com/tv/?v=U83UGCNfktx
En el segundo, muestro un ejemplo de prensa deportiva aireando nuestro “fracaso” empresarial, culpa de la repercusión social que tiene el puesto de entrenador de baloncesto y que tampoco ocurre en el caso de un director empresarial.
Fuente: http://www.marca.com/2011/01/17/baloncesto/acb/1295282702.html

Cabe destacar que este técnico, es la primera vez en su carrera, (más de 20 años), que le despiden, no importa el inmaculable currículum deportivo de una persona, si en un momento dado no salen bien las cosas.

3. LA PIRÁMIDE DE MASLOW EN EL BALONCESTO.

Como ya he expuesto creo que esta jerarquía de necesidades humanas para la obtención de un correcto crecimiento personal, es totalmente equiparable a las necesidades para que un jugador de baloncesto encuentre el éxito deportivo, ya sea en forma de victorias o, en caso de entrenadores de cantera, un perfecto estado de salud mental que te predisponga al aprendizaje.

En el escalón inferior están las necesidades fisiológicas. Obviamente el jugador debe tenerlas cubiertas, es necesario estar bien alimentado, con los nutrientes necesarios y que disponga de un hábitat, (hogar), en unas correctas condiciones saludables.

Una vez cubierto este aspecto el jugador debe disponer de seguridad de que esto va a ser siempre así. No suelen tener mucho éxito jugadores de padres que no dispongan de una buena situación económica. O que siempre estén buscando la mejor opción de trabajo obligando a desplazamientos cada cierto tiempo, cambio de casa, colegio, etc.…

Una vez el jugador está seguro de su hogar, alimentación y condiciones sanitarias, comienza a preocuparse por obtener algún vínculo social externo. El cual es nuestro trabajo que se encuentre dentro del equipo si es posible. Todos buscamos algún compañero o amigo en quien confiar, que nos anime y nos apoye en los momentos más bajos o cuando no nos salen nuestras funciones con los resultados esperados. El reconocimiento social es básico a la hora de afrontar cualquier tarea, en nuestro caso debemos lograr que los jugadores se apoyen y animen entre si cuando algún compañero falla una canasta, pierde un balón o comete una falta.

Estima, esta la encontramos con mayor facilidad cuando nuestras necesidades sociales y de amistad están bien cubiertas. Lo ideal sería que cada jugador confiara en si mismo y de sus posibilidades para auto llenarse de este aspecto, (autoestima). Pero sabemos que eso muchas veces es complicado. La solemos buscar en ese compañero o amigo que siempre nos apoya en los momentos malos. Nuestro trabajo como entrenador o director de un grupo humano, es el de favorecer en todo momento el compañerismo dentro y fuera del vestuario. Que cada jugador vea en sus compañeros del equipo una pequeña extensión del concepto familiar, que se sientan seguros entre ellos y con el equipo técnico.

Por último llega la autorrealización, con unos pasos inferiores bien afianzados, llega con facilidad. El jugador confía plenamente en si mismo, en sus compañeros y en ti como técnico. Sabe que no le falta por cubrir ninguna necesidad, se siente protegido y seguro en la pista. Está entonces el sujeto totalmente dispuesto para ser instruido en la práctica deportiva así como para conseguir los objetivos marcados, normalmente a modo de victoria.

Es nuestro trabajo como entrenador, con mayor ahínco en los entrenadores de cantera. El de favorecer a cada jugador cada uno de los pasos que nos marca la pirámide de Maslow. Esto nos facilitará en gran medida nuestro trabajo, es importante para nuestro puesto, aunque parezca que no, influenciar en esta teoría desde los puntos más bajos. Preocuparnos por las notas de nuestros jugadores, por su situación en casa, por su novia que lo acaba de dejar, por la chica que no le hace caso. Por el amigo que el domingo no lo llamó para salir, etc…

Si un entrenador se involucra al 100% en el bienestar de sus jugadores, influye positivamente en el compañerismo de los mismos y se preocupa por ellos, tiene este muchísimas más oportunidades de obtener los resultados marcados y cumplir con todos sus objetivos, sean cuales sean.

Autor: Ciro Santana

SobreJosé Díaz

Estoy aquí para ayudarte y ayudar a cualquier persona a encontrar lo que busca. Contacta conmigo