Domo Geodésico…¿La mejor forma de construir una casa?

Un domo geodésico es un cuerpo semiesférico basado en geometrías simples, triángulos que forman pentágonos o hexágonos, que forman a su vez un gran poliedro.

Dicho patrón se nos aparece en la propia naturaleza en diferentes escalas, desde los grupos “fullerenos” de átomos de carbono (R. Buckminster Fuller), células y pequeños organismos hasta las grandes estructuras utilizadas en ingeniería. Son estructuras ligeras, pero estables y muy resistentes a vientos y sismos debido a su forma y la fuerza inherente de sus ensamblajes triangulares.

Su volumetría permite además una circulación apropiada del aire interior, una distribución uniforme del calor con menor entrada de energía y menores pérdidas de calor a través de la envolvente, pues su superficie es menor a la de un rectángulo. En resumen, un ambiente interior cálido, confortable y un espacio único para vivir.

El centro de la casa, según el Feng shui, representa el motor de la casa, el eje alrededor del cual gira todo y el lugar ideal para meditar y relajarse, por ello, los diferentes espacios en la vivienda se desarrollan a partir del centro equidistante del domo, optando por espacios abiertos y diáfanos, sin excesivas puertas que permitan, de un lado la comunicación de los usuarios y, de otro, la correcta ventilación cruzada. En el centro del domo se aloja también la chimenea, lo que induce a relajarse y disfrutar del espacio de manera confortable. Se consigue con ello un volumen muy compacto y fácil de calentar, lo reduce el consumo energético en invierno, además de una distribución de espacios más natural como se explica más adelante.

David Bernal

Misión: Ayudar a que cualquier persona pueda desarrollarse como profesional en la Industria del Networkmarketing. Contacta conmigo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: